Sólo faltan 3 meses...

Sólo faltan 3 meses...

A falta de 3 meses para la entrada del nuevo Reglamento (UE) 2016/425 sobre Equipos de Protección, queremos resaltar que esta nueva normativa no solo afecta a los fabricantes de EPIS sino que también exige responsabilidades a todos los agentes económicos que intervienen en la cadena de valor.

Estos agentes económicos son, además del fabricante, el representante autorizado, el importador y el distribuidor. Cada uno de ellos, en función del eslabón que ocupen en la cadena de suministro, son los responsables de que los EPI cumplan con los requisitos del Reglamento. Su papel está orientado a asegurar la salud, la seguridad y la protección de los usuarios, sin olvidar la competencia dentro del mercado interior.

El fabricante, o el representante autorizado, es quien tiene la obligación exclusiva de la evaluación de la conformidad. El importador tiene que asegurarse de no introducir en el mercado EPIs que no cumplan los requisitos recogidos en el Reglamento, introduciendo sólo productos conformes e identificándose adecuadamente en el equipo. El distribuidor, una vez que el EPI ha sido introducido en el mercado por un fabricante o un importador, debe manipular el EPI de manera que no afecte a su conformidad.

Ante acciones de vigilancia de mercado, las Autoridades pueden exigir a importadores y distribuidores toda la información necesaria para la comprobación de la conformidad del EPI y es su responsabilidad disponer de ella y ofrecérsela a dichas Autoridades. Por lo tanto, los importadores y distribuidores deben tener el conocimiento adecuado para satisfacer las obligaciones que el Reglamento les otorga y asegurarse de que los productos que comercializan son conformes. Hasta ahora, la inexistencia de estas obligaciones no exigía a los importadores y distribuidores tener el conocimiento técnico necesario para poder verificar que los EPI satisfacen los requisitos del Reglamento y deberán poner los medios adecuados para ello.